jueves, 24 de julio de 2008

Un Pequeño Lugar entre el aquí y el más allá

Hace ya unos días, el viernes pasado creo, o el sábado,
volvía en tren con nuestra maravillosa "cercanías", que
consiguió convertir un viaje de 50minutos en otro
distinto de 3 horas y pico, cuando una amiga me
encontró.
Yo iba medio dormido y un desconocido se había
detenido para hablar conmigo y "rajar" a gusto de
renfe.

La verdad es que vaya suerte, qué viaje más largo
me hubiera parecido si no hubiera podido pasarlo
con una agradable conversación.

En fins: las coincidencias no existen, lo que pasa
es que el mundo es diminuto.

Un abrazo y un saludo, y a sonreir, que son dos
días.

1 comentario:

Marta dijo...

Yo si creo en las casualidades, o mejor dicho, me gusta creer en ellas. Siento que es emocionante cuando las cosas suceden por algo.
Me encanto encontrarte, ojala nos encontrasemos siempre.

Sigue escribiendo, yo sigo leyendote.

Un beso enorme para mi siempre amigo.